8 de Abril, 2024

Hitos del trabajo de evaluación interna en docencia y resultados proceso de formación

Kiyoshi Fukushi Mandiola

Kiyoshi Fukushi Mandiola

Vicerrector Académico Duoc UC

10 minutos de lectura

Introducción

El próximo 26 de agosto de 2024 se cumple el plazo de siete años de acreditación conseguidos en el año 2017 por el Instituto Profesional Duoc UC. En aquella oportunidad fue acreditado en las áreas obligatorias de Docencia de Pregrado, Gestión Institucional y el área electiva de Vinculación con el Medio. Con la acreditación alcanzada, Duoc UC se convirtió en el único Instituto Profesional acreditado en todas las áreas susceptibles de serlo en ese momento y por largo tiempo después[1].

Durante mayo del 2018 se promulgó la Ley Nº21.091 sobre Educación Superior como consecuencia de un largo debate público y que tuvo como una de sus mayores preocupaciones el modificar la Ley de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior N°20.129, que había sido promulgada durante octubre de 2006. Entre los diversos cambios introducidos se dispuso que la acreditación fuese obligatoria para todas las instituciones de educación superior y que:

“La acreditación institucional será integral y considerará la evaluación de la totalidad de las sedes, funciones y niveles de programas formativos de la institución de educación superior, y de aquellas carreras y programas de estudio de pre y postgrado, en sus diversas modalidades, tales como presencial, semipresencial o a distancia, que hayan sido seleccionados por la Comisión para dicho efecto.”

Introdujo, además, cambios en el proceso mismo, reemplazando las áreas por dimensiones y criterios. Se definieron las siguientes dimensiones: Docencia y resultados del proceso de formación, Gestión estratégica y recursos institucionales, Aseguramiento interno de la calidad, Vinculación con el medio e Investigación, creación y/o innovación. La ley estableció que el resultado, cuando la institución acreditara, fuese consignado en tres niveles de acreditación: Básico (3 años), Avanzado (4 o 5 años) y Excelencia (6 o 7 años). Se definió que el periodo de siete años solo podría ser alcanzado por aquellas instituciones que se presentará con todas las dimensiones.

El Instituto Profesional Duoc UC será el primero en aplicar al proceso de acreditación con estos nuevos ajustes. Ello trae consigo un enorme desafío ya que deberemos enfrentar un procedimiento que recién va a entrar en etapa de aplicación y, como siempre ocurre en estos casos, se requiere vivir una curva de aprendizaje para que el proceso decante y ese aprendizaje debe ser seguido de igual modo por todos los involucrados.

Autoevaluación Docencia y Resultados Proceso de Formación

Durante mayo del 2023 comenzó el trabajo de autoevaluación de la dimensión sobre Docencia y Resultados del proceso de formación. Este trabajo se prolongó hasta inicios del mes de enero del 2024. A la cabeza de este trabajo estuvo la Vicerrectoría Académica. Las etapas desarrolladas fueron:

a) Primera Etapa: Trabajo Subcomisiones (mayo-junio)
El primer requerimiento fue la constitución de distintas Subcomisiones encargadas de analizar diferentes criterios y los resultados del proceso de acreditación anterior, en contraste con los avances institucionales alcanzados en la actualidad.

La Subcomisión 1.1 se encargó de revisar los criterios de “Oferta Formativa” y “Modelo Educativo y perfiles de ingreso y egreso”, actividad que se realizó entre los meses de mayo y junio de 2023. En este grupo participaron:
• Daniela Torre, Directora de Desarrollo de Programas.
• Axel Contreras, Director de la sede Viña del Mar.
• Paola Araya, Subdirectora Académica de la sede Viña del Mar.
• Reinaldo Hernández, Director de Formación General.
• Tamara Herán, Subdirectora de Innovación Curricular.
• Francisca Cibié, Directora de Experiencia de Aprendizaje Digital.
• Rodrigo Medina, Director de la Carrera de Diseño.
• Héctor Reyes, Subdirector de Sistema de Bibliotecas.
• Lorena Navo, Subdirectora de Ética y Formación Cristiana.
• Sergio Poo, Especialista de Indicadores de Planes de Estudio y Coordinador.
En esta primera etapa, el foco estuvo puesto en la identificación de mecanismos de aseguramiento de calidad, la revisión y avances sobre las oportunidades de mejora identificadas por los evaluadores en el proceso de acreditación anterior, identificar fortalezas y debilidades, y sugerir nuevas oportunidades de mejora. A través de reuniones semanales, se concretó un reporte inicial de avances desde el proceso anterior, y se respondió a la guía de trabajo propuesta por la Unidad de calidad.

b) Segunda Etapa: Desarrollo Información (septiembre-octubre 2023)
A partir de los resultados obtenidos en la etapa anterior, se presentó como nuevo requerimiento el dar respuesta a un listado de aspectos clave identificados para cada criterio.

Esta etapa estuvo marcada por una amplia recopilación de documentos, donde se integró una diversidad de fuentes de información entre las que se cuentan resoluciones, políticas, protocolos e instructivos institucionales, siendo los más importantes, el Modelo Educativo y el Manual de Desarrollo de Programas. Otra referencia importante, fueron los paneles de información de Gobierno de Datos, los que permitieron apoyar el relato con datos y reportes que están disponibles para el uso administrativo.

Esta tarea derivó de forma complementaria en la construcción de un anexo con una base de datos que incluyó: los programas desarrollados a partir del CAPE 2022, la identificación de carreras y programas creados, actualizados y cerrados en el periodo entre 2017-2023, la distribución de la matrícula en programas en procesos de cierre, y la oferta formativa para el año 2023.

A partir de todo lo anterior, se crea un segundo reporte que reúne y vincula las fuentes de información antes mencionadas, en relación a los criterios de “Oferta Formativa” y “Modelo Educativo, perfil de ingreso y egreso”, las que serían integradas al informe de autoevaluación.

c) Tercera Etapa: Revisión de Información (diciembre 2023)

Contando con un borrador, fue necesario profundizar o ampliar algunos puntos de los reportes anteriores, incluyendo comentarios por parte de algunos revisores.

Se revisó por completo la sección de Docencia y Resultados del Proceso Formativo del informe, se establecieron precisiones a la redacción y cambios en algunas secciones, buscando precisar o actualizar algunos datos específicos.

En relación al tiempo transcurrido desde el inicio del proceso, se solicitó especialmente, por un lado, revisar la pertinencia de las oportunidades de mejora propuestas en la primera etapa, y por otro, actualizar la información con los datos del segundo semestre de 2023.

d) Cuarta Etapa: Organizar Información de Años Anteriores (enero 2024)

Finalmente, se hizo necesario construir un respaldo de información para el periodo 2021-2023, en el que fuera posible mostrar los avances y evidencias en relación a la Oportunidad de Mejora N°5 establecida en el informe de acreditación anterior.

Se creó un archivo de documentación por año en el que se integraron resoluciones, informes, manuales, diagnósticos, evaluaciones, cambios en la orgánica de la VRA, entre otros, los que dan cuenta de una progresión de los diferentes temas y sus cambios dentro del mismo periodo.

Destacan en este punto, el Modelo Educativo actual, el Manual de Desarrollo de Programas, los informes integrados de prospecciones por año, entre otros.

Consideraciones Finales

Creo fundamental consignar que nuestro Modelo Educativo, modificado el año 2021, fijó como base el enfoque de Capabilities lo que establece el marco para las definiciones académicas que tomamos.

Con igual claridad afirmamos que el estudiante está en el centro de nuestro quehacer, así se consigna en nuestro Proyecto Educativo y en el Modelo Educativo. Vale la pena detenernos unos minutos en responder ¿qué significa esa afirmación? Para comenzar que, por obvia que parezca, todas las decisiones en la institución, independiente del área de que se trate, están iluminadas por esta premisa; es decir, no existe ningún ámbito de acción en el que no se manifiesta la preocupación por los estudiantes. No se limita al aula o taller, ni a la interacción con los docentes; más bien conforma el ambiente al cual se expone cada estudiante que ingresa a Duoc UC: cada experiencia que vive este en nuestra institución busca ser formativa pensada en y para ella o él.

En ese marco, también el rol del docente es cuidadosamente considerado. Sin duda, Duoc UC reconoce en sus docentes uno de los ejes que articula el proceso de aprendizaje-enseñanza como el motor que promueve y aplica prácticas pedagógicas innovadoras que atiendan a la diversidad presente en la sala de clases. Siendo, también, el estudiante, el otro eje articulador de todo proceso de aprendizaje-enseñanza en este caso como el motor motivador de metodologías que fortalecen los aprendizajes a partir de una enseñanza fundamentada en saberes disciplinares, pedagógicos y éticos.

En conjunto, docentes y estudiantes, reunidos por su mutuo deseo de conocimiento, forman el corazón del proceso educativo y, por extensión, de todo proceso de aprendizaje-enseñanza que en lo inmediato tenga por finalidad, formar a técnicos o profesionales competentes para nuestro país y que, en lo mediato, se haya propuesto formar a ciudadanos cuya cultura los transforme en un agente activo de la sociedad.

Tanto docentes como estudiantes se constituyen en co-responsables de todo proceso educativo desde las tareas y roles asociados a cada uno. Esta responsabilidad, siempre compartida, involucra que las acciones pedagógicas del docente están intencionalmente planificadas hacia el logro de los aprendizajes, orientadas hacia la innovación de sus prácticas pedagógicas para atender las necesidades académicas de los estudiantes. Está llamado a diseñar, planificar, desarrollar y evaluar continuamente los procesos de aprendizajes y el desempeño del estudiante tanto como su propio proceso de enseñanza y su desempeño como docente.

Finalmente, recordemos que nuestro Proyecto Educativo afirma en el punto “e” referido a la identidad institucional:

“Nuestro aporte a la construcción de una sociedad mejor, encuentra sentido en el desarrollo integral de la persona, esto es, en la que cada estudiante adquiera una educación que armonice la formación profesional y técnica especializada con la riqueza del desarrollo humanístico y cultural. Una sociedad mejor se construye con mejores personas, este esmero sobrepasa la exclusiva formación de profesionales y técnicos; más bien se completa en la visión integral de la persona, en que el espíritu humano desarrolle la capacidad de admiración, de intuición, de contemplación y llegue a ser capaz de formar un juicio personal y de cultivar el sentido religioso, moral y social.”

Este mandato explícito y claro encuentra un marco epistemológico que promueve la formación integral de los estudiantes potenciando sus particularidades y atendiendo a su diversidad en el enfoque de Capabilities. Claramente, no se trata de un enfoque curricular sino de un marco cultural que admite la formación humana y ética, incluyendo los apoyos socioemocionales y la inclusividad.

Consideramos que, tal como lo ha afirmado Leslie Powell, el propósito de la formación técnico-profesional debiera ser el de expandir las capacidades de los individuos más allá de su preparación para ser competente en un determinado trabajo, considerando además, por ejemplo, lo que una persona es capaz de hacer o llegar a ser como persona en plenitud. Es decir, no sólo centrarse en las habilidades necesarias para el empleo formal, sino que además descubrir que a los estudiantes les interesa el reconocimiento casi tanto como los ingresos económicos que obtendrá y que aspiran a contribuir al desarrollo de su comunidad siendo reconocidos y respetados por esa contribución.

Nuestro Modelo Educativo utiliza el enfoque por competencias, aborda las competencias globales, se preocupa especialmente de la ética, ofrece formación cristiana, existe una Pastoral, provee una contundente formación cultural, etc.; todo ello teniendo como marco epistemológico del enfoque de Capabilities o de Justicia Social que le da sentido y coherencia a toda esa oferta.


[1] Columna publicada en el Boletín N°65 del Observatorio Duoc UC.

Deja tu comentario

Nombre y Apellido *

Guardar mi nombre y email en este navegador para la próxima vez que desee comentar.

0 comentarios

Otros artículos de interés

NAVEGAR OPINIÓN

20 de Mayo, 2024

Desarrollo de un Bioestimulante para la producción de setas, en base a algas nativas de las Costas de Chile

El cultivo de champiñones en la actualidad se enfrenta a un aumento considerable. Cada vez son más las variedades que ofrece el mercado y muchas de ellas comienzan a ser muy apetecidas. Busca el consumidor mantener una dieta sana, incorporando la mayor cantidad de fibras y vitaminas diariamente. Esto nos lleva a pensar que podemos […]

20 de Mayo, 2024

El impacto del cambio climático en la vitivinicultura chilena: Una solución innovadora para la reducción del alcohol en vinos.

Hoy en día, Chile ostenta un prestigioso puesto en el ámbito de la producción y exportación de vinos. Siendo una nación relativamente pequeña, se encuentra entre los primeros países que producen y exportan vinos, solo siendo superado por algunas potencias históricas del vino. En este contexto, en el que el vino forma parte importante del […]

20 de Mayo, 2024

La contribución de proyectos tecnológicos al bienestar animal y la sustentabilidad: El caso del forraje hidropónico en Buinzoo.

Gracias al apoyo técnico y al financiamiento de la DIAIT, logramos junto con mi equipo concretar la construcción de un sistema tecnológico de producción de plantas, el cual fue mutando debido a las diferentes circunstancias naturales de cada proyecto, estableciéndose como un módulo para producir forraje. Este forraje se puede obtener mediante el uso de […]