Tecnologías educativas y salud: una mirada interdisciplinaria. José Miguel Erpel Norambuena. Subdirector Área Clínica e Ignacio Pérez Aravena, Subdirector Área Gestión y Tecnologías en Salud de la escuela de Salud de Duoc UC.

Tecnologías educativas y salud: una mirada interdisciplinaria. José Miguel Erpel Norambuena. Subdirector Área Clínica e Ignacio Pérez Aravena, Subdirector Área Gestión y Tecnologías en Salud de la escuela de Salud de Duoc UC.

La educación, como función vital para la sociedad, enfrenta diversas problemáticas. Nos concentramos en dos aspectos: la optimización de la transmisión del saber, que aumenta día a día, y las consecuencias de la mortalidad académica. Con el crecimiento del conocimiento humano, cada vez hay más cosas que saber e introducir dentro de los mismos años que se extienden las Carreras. Esto exige una educación más rápida, con un “ancho de banda” mayor. A esto se adiciona el problema de que las instituciones educativas deben atender poblaciones crecientes, por tanto: la necesidad de optimizar el proceso educativo no cesa.

Hoy en día son diversas las estrategias pedagógicas que buscan la innovación y hacer de la educación un servicio más atractivo para las generaciones futuras, siendo fundamental aquí la incorporación de nuevas tecnologías dispuestas para el aprendizaje, evaluando previamente su pertinencia e impacto en los diferentes niveles de educación.

Es así como surgen alternativas como la Realidad Virtual (RV) y la Realidad Aumentada (RA): la primera busca generar y simular un entorno de escenas u objetos de apariencia real. La acepción más común refiere a un entorno generado mediante tecnología informática, que crea en el usuario la sensación de estar inmerso en él. Por otra parte, la RA es el término que se usa para definir la visión de un entorno físico del mundo real, a través de un dispositivo tecnológico. Este dispositivo o conjunto de dispositivos añaden información virtual a la información física ya existente; es decir, una parte sintética virtual a la real.

Estas tecnologías han tenido un desarrollo creciente basado principalmente en la industria de los videojuegos; sin embargo, actualmente estas tecnologías no solo están siendo desarrolladas para esta industria si no que se han incorporado a sectores como salud y educación, generando un mercado de más de 3.0 billones de dólares al año y un desarrollo creciente de empresas y mercados basados en esta tecnología. Es más, el incremento será constante hasta al menos el 2021 y se espera un crecimiento interanualmente de un 98,8%.

Si correlacionamos estas tecnologías con lo descrito por Edgar Dale, quien plantea y demuestra que entre mayor sea la inmersión o experiencia educativa mayor será el aprendizaje, nos abre una posibilidad de incorporar este tipo de tecnologías a nuestra educación actual y futura.

Para esto, la escuela de Salud desde el 2017 y mediante socios estratégicos ha venido desarrollando cursos que están diseñados e implementados mediante realidad virtual, donde los alumnos por medio de simuladores inmersivos (incorporación de gafas de RV y elementos apticos de sensación y presión) y no inmersivos han podido aprender y generar las competencias declaradas en nuestros perfiles de ingreso.  Actualmente, la escuela de Salud mediante proyectos de Investigación aplicada está buscando responder y generar data del impacto de estas tecnologías en el aprendizaje de nuestros alumnos y definir la temporalidad, pertinencia y masividad del uso e impacto de estas tecnologías.

Robótica y Salud

La tecnología, uno de los principales recursos de la actualidad, ha reportado en el último tiempo grandes avances para la salud humana, dado principalmente por la creciente complejidad de la atención médica y la especialización clínica resultante, lo que está causando la fragmentación de la atención, comprometiendo aspectos tan sensibles como la seguridad del paciente y la eficiencia hospitalaria. Existe la necesidad de contar con especialistas en tecnología de apoyo a la toma de decisión, diagnóstico y tratamiento, que den respuesta a las modalidades de trabajo moderna que hoy en día se presenta, así como la necesidad de estandarizar y difundir las mejores prácticas y protocolos para una calidad de atención óptima, independientemente de dónde vivan físicamente.

Otro aspecto relevante que considera el nuevo modelo de salud en todas sus reformas a nivel mundial es el cambio demográfico, uno de los principales desafíos actuales para el desarrollo local de un país junto con la globalización. En las últimas décadas la esperanza de vida de las personas en el mundo se ha incrementado de manera drástica, llegando en promedio a los 71,4 años (Organización Mundial de la Salud, 2016)[1].

Es innegable que el envejecimiento es un fenómeno mundial y Chile no está ajeno a esta situación. La esperanza de vida al nacer ha pasado de 54,8 años en la década de los cincuenta para hoy superar los 80 años, expectativa bastante por sobre la media global (72 años de edad) según la Organización Mundial de la Salud, 2016. Para el año 2050, se espera que las expectativas de vida promedio del país sean 87,8 años (United Nations, 2015)[2] y que la población perteneciente a la cuarta edad represente el 6,9% dentro de la población, el cual equivale a aproximadamente 1.400.000 personas. En los próximos veinte años se estima una tasa de crecimiento de 3,7% anual para este grupo de población (CEPAL/INE).

Los avances de la robótica tienen una incidencia directa en la competitividad de nuestra industria y es por eso que es parte de las estrategias planteadas por CORFO a través del programa llamado centros de extensionismo tecnológico 2017, de la industria 4.0.

La innovación en robótica no solo tiene impacto socioeconómico en el sector productivo como mecanismo para elevar la productividad y calidad de los productos. También afecta fundamentalmente al sistema de producción y a la organización del proceso productivo en sí mismo.

Respecto de la cirugía, las aplicaciones actualmente comerciales de la robótica en cirugía se clasifican en dos vertientes: por un lado, la cirugía robotizada guiada por imagen y, por el otro, el uso del telerobots en cirugía mínimamente invasiva.

La cirugía robotizada guiada por imagen se aplica en particular en la inserción de implantes ortopédicos de cadera y rodilla. El proceso de selección del implante y vaciado del hueso para el alojamiento del implante puede ser planificado en una etapa preoperatoria y después ser ejecutado con precisión en el quirófano por un robot bajo la supervisión del equipo médico.

El uso de telerobots (robots controlados a distancia por el usuario) en cirugía mínimamente invasiva permite intercalar, entre los movimientos del cirujano y los del instrumental quirúrgico en contacto con el paciente, todas las capacidades que puede proporcionar un sistema informático: Filtrado de microtemblores, aumento de la resolución del movimiento, creación de barreras virtuales que impidan el contacto con órganos o zonas peligrosas, etc. Además, evita que sea imprescindible la presencia del cirujano especialista en el quirófano, pudiendo trabajar remotamente, estando la distancia limitada básicamente por las dificultades asociadas a las comunicaciones de datos entre quirófano y cirujano.

En conclusión, la incorporación de nuevas tecnologías tanto en los procesos de formación académica como en el desarrollo de las profesiones tendrá un aumento creciente durante los próximos años, pudiendo cambiar en un periodo de no más de 10 años la forma en cómo educamos y cómo tratamos y atendemos a nuestros pacientes. Es por esto que surge la necesidad de una mirada interdisciplinaria de estas temáticas, ya que serán diferentes líneas de formación las que busquen dar respuestas a estos cambios tecnológicos, sociales y culturales. Es aquí donde Duoc UC, desde sus diferentes disciplinas, relevara aún más el aporte que hace a la sociedad, generando nuevos programas en el futuro que se adapten y den respuesta a los constantes y acelerados cambios a los cuales nos estamos viendo expuestos.

17 de diciembre de 2018.

 


[1] http://www.who.int/topics/ageing/es/

[2] http://www.who.int/features/qa/42/es/

Su voto: Ninguno Media: 4.5 (2 votos)