Presentación Proyecto Educativo Duoc UC Doctor Ricardo Paredes, Rector de Duoc UC

Presentación Proyecto Educativo Duoc UC Doctor Ricardo Paredes, Rector de Duoc UC

Presentación del Proyecto Educativo de Duoc UC

En esta oportunidad y dado la relevancia del acto que la comunidad de Duoc UC vivió el viernes 27 de noviembre con motivo del lanzamiento oficial de la actualización de nuestro Proyecto Educativo, hemos deseado dar a conocer a la institución, el discurso íntegro que pronunció nuestro Rector Ricardo Paredes Molina en el acto solemne que se desarrolló en el Aula Magna de la sede de Antonio Varas.

Presentación Proyecto Educativo Duoc UC

Doctor Ricardo Paredes, Rector de Duoc UC

Hasta fines del año 2014, antes de asumir como Rector de Duoc UC, conocía lo que cualquier persona común informada sabía de esta institución. Que es el único Instituto Profesional acreditado institucionalmente con la máxima cantidad de años, situación que comparte con la Universidad de Chile y con la Pontificia Universidad Católica de Santiago, que es donde radica nuestro propio origen y camino, pues junto con ella conformamos la institución de educación superior católica más numerosa del mundo.

Sabía también que Duoc UC tiene un ideario sólido y despliega su quehacer en una estrecha vinculación con la sociedad. Que en el transcurso de sus 47 años, ha sido el formador de miles de profesionales y técnicos que día a día mueven a nuestro país y que constituyen su esencia. Profesionales y técnicos que en el ejercicio de su vocación, participan en la gran empresa, desarrollan sus propios emprendimientos y que también determinan el destino de las empresas pequeñas y medianas, esas que absorben la mayor parte del empleo del país.

También conocía que el aporte de nuestros egresados, formados para estar al frente de donde las cosas suceden, en la faena, el taller, el hospital, en la instalación eléctrica, en la obra de construcción, hacen a la empresa más productiva y sustentable. Me he convencido rápidamente que somos una institución líder y crecientemente modelo para otras.

Pero me atrevo a generalizar que no es la admiración por lo que ha sido Duoc UC lo que nos lleva a aceptar las posiciones que cada uno detentamos aquí. Es la convicción de que podemos ser actores, miembros de un gran equipo que puede construir, definir, y marcar el futuro institucional, particularmente relevante hoy en un momento en el que Chile forja un cambio vital en su sistema educacional, y donde el mundo técnico profesional está llamado a ser una opción de formación superior, profunda y distinta a la forma en que ha venido siendo concebida en Chile. En simple, me motivó el desafío de equilibrar continuidad de lo bien hecho, con la innovación y la apertura al cambio.

En ese contexto, hemos sostenido que la gestión para este desafío debe estar marcada por dos conceptos fundamentales para una institución como Duoc UC: Identidad y Calidad.

La pregunta sobre nuestra Identidad pone el acento en lo que Duoc UC debe ser para cada uno de los miembros de nuestra comunidad educativa y la comunidad donde nos insertamos ¿Cómo se expresa el ser más profundo de esta institución en quienes de alguna manera forman parte de su círculo? Esperamos que nuestro egresado sea reconocido como tal: un técnico o profesional Duoc UC. Y lo sea porque en él se destacan atributos propios de nuestra institución. Lo mismo debemos esperar de quienes forman parte activa de esta comunidad, de sus docentes y sus colaboradores.

Una comunidad en la que cada uno de sus miembros se esfuerza por encontrar diariamente espacios de mejora para su quehacer, nos sitúa en una cultura de la calidad. Una comunidad en la que las iniciativas encuentran espacios para germinar puede decir en propiedad que cuenta con un sistema de aseguramiento de la calidad. En ese plano es que aspiramos movernos, de creación colaborativa, abierta a los cambios, a la innovación, cerca de la tecnología, de cara a las personas y sus sueños.

Calidad para nosotros conlleva un componente social. Cuando los estudiantes y sus familias apelan a ese concepto lo hacen poniendo sus sueños y expectativas por delante. Se trata de vida cotidiana que busca un cambio en nuestra institución. Debemos ser los catalizadores de esas inquietudes, y estar en condiciones de responder a esas expectativas. Responder no es lo mismo que hacer todo lo que nos pidan, pero sí saber por qué hacemos lo que hacemos.

Debemos responder, ser la tierra fértil para que los jóvenes tengan una respuesta a la convocatoria del Papa Francisco, que dice:

“A ustedes les pido que también sean protagonistas de este cambio. Sigan superando la apatía y ofreciendo una respuesta cristiana a las inquietudes sociales y políticas que se van planteando en diversas partes del mundo. Les pido que sean constructores del futuro. Que se metan en el trabajo por un mundo mejor. Queridos jóvenes, por favor, ¡no balconeen la vida, métanse en ella. Jesús no se quedó en el balcón. Se metió.”

A las pocas semanas de haber asumido en la Dirección de Duoc UC, le asignamos especial prioridad a la actualización del que es nuestro Proyecto Educativo. Este es un documento mayor de la Institución, pues en él se plasma su sentido identitario, allí se define a lo que se está llamado a ser y contar con el Proyecto Educativo actualizado permite ofrecer a la comunidad un marco que contextualiza correctamente las decisiones a adoptar.

Este ha sido un paso largamente esperado por la Comunidad; en el que ya se había trabajado y sobre el que había una opinión común. Estoy contento por la recepción tan positiva que ha tenido el cierre del trabajo. El Proyecto Educativo lo hemos acompañado de un proceso comunicacional de amplia cobertura.

Espero que lo hayan leído con detenimiento, y que hagan de él un documento de consulta permanente, pues en él se ilumina los pasos ante los dilemas que los procesos formativos nos enfrentan cotidianamente. Este es el mayor valor de nuestro Proyecto Educativo.

Quiero subrayar algunos aspectos del proyecto educativo. En primer lugar, respecto de la formación integral. Ello lo entendemos como proporcionar una visión cristiana del hombre, reafirmando que Duoc UC no solo debe formar técnicamente sino también formar en la virtud, con una visión trascendente de la persona humana.

Formar integralmente es un desafío sobre el cual no existen recetas de rápida aplicación. Requiere de un trabajo en el que debe involucrarse toda nuestra comunidad educativa, día a día; requiere de una actitud permanente, de un diálogo colaborativo, y especialmente del ejemplo.

En ese desafío el rol del docente es central y por ello debemos formar a nuestros docentes para que amplíen su mirada más allá de lo propio de su disciplina y la conecten con el ser. La formación de personas va más allá de la entrega de un conocimiento específico; demanda en cuanto ser.

Reconocer que somos personas formando personas, independientemente de la perspectiva del área disciplinaria, implica respondernos preguntas sobre cómo me relaciono conmigo mismo, con mis pares, con cada grupo.

Para nuestros alumnos, tomarle la presión a un paciente no solo debe hacerse bien técnicamente sino que se conllevar buen trato, cariño. Para que nuestros docentes manejen esos planos debemos formarlos y nuestros programas de estudio debe incluirlos como resultados de aprendizaje esperados.

Un segundo aspecto a subrayar es que como partes sustantivas de la identidad institucional, el Proyecto Educativo refuerza como eje la vinculación con el medio, la investigación aplicada y asistencia técnica así como la preocupación permanente por la retención y la empleabilidad de nuestros estudiantes.

El sentido y relevancia de la vinculación con el medio está asociado a lo que Duoc UC es. Tiene en ese plano un valor identitario, que encuentra su sentido en el momento mismo de su fundación. Duoc UC nace como una respuesta a las necesidades de nuestra sociedad, es decir, por sentido de vinculación con el medio. Esto le da sentido a nuestro quehacer.

Nos hemos preguntado también qué es lo propio de la Educación Superior Técnico Profesional respecto de lo que ocurre en una Universidad convencional. Nuestra comprensión de experiencias destacadas, es que la distinción está marcada por el grado de aplicación del conocimiento. Nuestra institución debe saber, más aún, ser experta en cómo aplicar el conocimiento y desde ese conocimiento formar a nuestros estudiantes. En ese plano, la investigación aplicada y la asistencia técnica surgen como instancias formativas, toda vez que posibilitan que nuestros alumnos se empapen del trabajo con equipos multidisciplinarios.

Respecto de la necesidad de trabajar en la retención y la empleabilidad, solo puedo destacar el flagelo que significa para el joven, la sociedad y para nuestra institución, que un alumno abandone sus estudios. Detrás del abandono suele haber fuerte inversión económica y emocional, y también potenciales estudiantes  desplazados. Detrás de la deserción suele haber una formación coartada, una esperanza frustrada, y en ello, no podemos ser espectadores.

En cuanto a la empleabilidad, no hay duda de la relevancia que debemos propender a que nuestros titulados encuentren rápidamente trabajo y sean bien compensados; que enfrenten su desarrollo laboral con las herramientas para volver a emplearse una y otra vez y buscar nuevos caminos.

Finalmente, un tema que hoy cabe enfatizar de nuestro Proyecto Educativo es la inclusión. El Papa Francisco nos habló la semana pasada de tomar riesgos, dentro de la racionalidad, y de estar en la periferia. Qué mensaje más profundo, relevante y claro para nosotros cuando lo referimos a su contracara la “discriminación”, de la que no por mucho hablar, hacemos. En Duoc UC, toda persona que tenga el interés y la voluntad de esforzarse en serio por estudiar tiene cabida. No es relevante su condición de índole alguna, solo importa que sea una persona con ganas de hacer su mejor esfuerzo, por aprender, por servir.

Hay algunas carreras en las que por razones del ejercicio profesional o por la falta de desarrollos tecnológicos pueda ser poco recomendable para alumnos con situaciones particulares de discapacidad, pero tenemos otras que se ajusten a sus particularidades. Sabemos que el desafío de la inclusión no se agota en el acceso, ahí empieza. Nuestro ambiente de aprendizaje debe estar adecuado para formar y atender a todas las personas y ese sí es un esfuerzo mayor al que nos llama nuestro Proyecto Educativo.

Duoc UC ha alcanzado un lugar de liderazgo indiscutido en la Educación Superior Técnico Profesional chilena y está llamado a compartir su experiencia y colaborar para que el sistema en su conjunto mejore, por el bien de la sociedad. Este desafío es un imperativo. Ser líder implica ser un modelo a seguir, y a nosotros nos interesa apoyar ese desarrollo. Muchos de nuestros ex colaboradores se desempeñan en otras instituciones y su escuela ha sido Duoc UC. En este quehacer también se plasma nuestra identidad.

Quiero concluir señalando que contar con un Proyecto Educativo de la contundencia del nuestro, refiere a una institución que ha alcanzado madurez y que le permite mirar el futuro con confianza y decisión. Un Proyecto Educativo que describe y explica con pedagogía un ideario, que expone una propuesta concreta a nuestra sociedad. Una posición que, apoyada en la Constitución Apostólica Ex Corde Ecclesiae, encuentra su origen en el Corazón mismo de la Iglesia.

Muchas gracias

Rector Ricardo Paredes M. 

Equipo editorial Observatorio Duoc UC

Su voto: Ninguno Media: 4.9 (19 votos)