Nuestro compromiso con la sociedad, hoy

Nuestro compromiso con la sociedad, hoy

Nuestra institución, como característica fundacional, ha asumido un compromiso con la sociedad, el que se manifiesta en nuestra Misión “….comprometidos con el desarrollo del país” y que aparece explicitado en nuestro Proyecto Educativo: “Este compromiso no se agota ni se limita con el aporte que nuestros estudiantes y titulados hacen, sino que Duoc UC en el cumplimiento y ejercicio cotidiano de su misión aporta también al desarrollo de nuestra sociedad. Y lo hace por medio de la vinculación efectiva, activa y dinámica con la sociedad.  Existen múltiples expresiones en las que la impronta institucional se despliega con dicho propósito: extensión académica, extensión cultural, aporte a temas país en políticas públicas, estudios o investigación aplicada, solución a problemas productivos, etc. En todas esas expresiones y otras, está presente la intención fundacional de ser parte activa del desarrollo de nuestra sociedad, de contribuir con fuerza, urgencia y convicción al Bien Común” (Proyecto Educativo DuocUC n°1.4).

Muchas son las problemáticas que enfrenta el Chile de hoy: educación, salud, desarrollo económico, política, energía, medio ambiente, entre otras. Dentro de este ambiente complejo, ha surgido la idea, cada vez más aceptada por diferentes actores tanto representantes de los partidos políticos como de la sociedad civil sin afiliación alguna, de generar un proceso constituyente que establezca nuevas reglas para la organización y funcionamiento del Estado y la consagración y regulación de las libertades públicas.

Así, visualizando este nuevo contexto socio-político, pasa a ser de gran importancia el tener como ciudadanos una opinión fundamentada que nos permita participar de este proceso desde el ámbito que nos corresponda. Pero hay un problema que se suma a la desconfianza creciente en las instituciones políticas y al desinterés manifiesto en esta área de un importante porcentaje de la ciudadanía, y es la falta de conocimiento en estos temas lo que se deriva, entre otras causas, de la actual inexistencia de asignaturas que cumplieron en el pasado con la preparación de los jóvenes en el ámbito cívico -léase Educación Cívica-.

Luis Bates, ex Presidente del Consejo de Defensa del Estado y ex Ministro de Justicia, en una carta a El Mercurio a propósito de los casos de corrupción que han salido a la luz pública, valoraba el aporte de esta asignatura no solo en el ámbito del conocimiento jurídico o legal, sino en la generación de un sentido moral que debiera estar en la base constitutiva de nuestra sociedad en cuanto modo de ser y actuar según valores cívicos que apunten al Bien Común. “Esta, junto con enseñar la institucionalidad del país y los derechos fundamentales, hace visibles e idealmente asimilables los valores comunes que son protegidos y subyacen tras las leyes, porque para su cumplimiento no basta la sola amenaza de sanciones. Es decir, que esos valores formen cultura porque el abstracto principio de igualdad ante la ley requiere la igualdad en su conocimiento y comprensión frente a la vida, a los demás y a nosotros mismos, función cultural que solo puede cumplir la educación ciudadana, particularmente la de los jóvenes, que es por donde debe empezar la política” (Luis Bates Hidalgo, Diario El Mercurio, lunes 27 de abril de 2015).

Y es aquí donde, en una mirada que se corresponde directamente con nuestro Proyecto Educativo, el Programa de Ética de Duoc UC ha decidido implementar una asignatura que pretende atacar directamente esta debilidad de nuestra sociedad colaborando en el desarrollo de una conciencia cívica que permita a nuestros alumnos asumir el papel de ciudadanos capaces de asumir las responsabilidades que conlleva dicha calidad, fortaleciendo el respeto por los valores que se deben desarrollar para una sana convivencia en una sociedad democrática.

Al día de hoy, la asignatura Optativa Interdisciplinaria “Hombre y Sociedad” se imparte a manera de piloto en dos sedes: San Joaquín y Viña del Mar. Las estrategias metodológicas utilizadas en las sesiones son del tipo inductivo, es decir, a partir de la presentación de casos particulares se espera que los alumnos vayan descubriendo los principios generales que los rigen.  Así, el desarrollo de las clases se fundamenta en la activa participación de los alumnos, quienes a partir de su propia experiencia y ante situaciones reales del mundo actual y de nuestra propia historia nacional, se vinculan con los contenidos tratados, lo que permite la adquisición de los aprendizajes esperados y unidades de competencias asociadas al curso.

Debo destacar que se despertó un alto interés en muchos alumnos por inscribir esta asignatura, algunos, movidos por el interés de cubrir los créditos que sus mallas curriculares les exigen, pero un número importante también motivados por el tema del que están ciertos que saben muy poco. Y creo que aquí hay un campo importante de trabajo, en cuanto que damos por hecho que hay ciertas áreas del conocimiento o de la interacción social que a nuestros alumnos no les importa, cuando la experiencia nos demuestra que esa generalización no es tan válida. De esta manera, la coyuntura en la que estamos, nos permite la gran oportunidad de aportar para que nuestro país pueda contar con ciudadanos que estén mejor preparados para tomar decisiones fundamentadas con conocimientos legales y políticos y no solo armados desde la emoción.

En la medida que como institución estemos atentos a los intereses que se van despertando en nuestros alumnos y conscientes de que nuestra sociedad está en un proceso dinámico de cambio constante, podremos seguir vinculándonos a ella como líderes en el ámbito educacional, respondiendo así al llamado de nuestra autoridad… “Al 2020, Duoc UC debe ser reconocida como una institución masiva de altísima excelencia en el mundo técnico profesional” (Entrevista a Ricardo Paredes, Intranet Duoc UC, mayo, 2016).

José Antonio Soto J. (Coordinador Programa de Ética, sede Viña del Mar Duoc UC)

Su voto: Ninguno Media: 4.2 (17 votos)

Comentarios

Bueno el artículo y sobre todo buena la iniciativa. Sólo que para ser más inclusivo le cambiaría el nombre al curso por "Persona y Sociedad".