Líneas de trabajo y procesos:CAPE Institucional 2020. Agustín de la Cuesta Whittle. Director de Desarrollo Académico de Duoc UC.

Líneas de trabajo y procesos:CAPE Institucional 2020. Agustín de la Cuesta Whittle. Director de Desarrollo Académico de Duoc UC.

Si bien en la institución usamos mucho la sigla CAPE, es bueno reforzar que esta sigla viene del proceso estandarizado de Creación y Actualización de Programas de estudio, el que se enmarca en el modelo educativo y de lineamientos institucionales. Este acrónimo viene acompañado del año de implementación y, además, de la connotación de que es institucional, lo que implica que es un proceso excepcional que facilita la transformación simultánea de todos los currículos institucionales vigentes, para producir un impacto en los perfiles de egreso, que es considerado relevante para lograr la empleabilidad deseada en nuestros estudiantes.

El cambio que se está trabajando para incorporar cambios en todos los perfiles de egreso, tiene relación con el análisis de qué competencias van a necesitar nuestros estudiantes en un mundo cada vez con cambios más acelerados producto de la tecnología y analizar las brechas de los estudiantes con los perfiles de ingreso definidos, teniendo como respuesta que tenemos que fortalecer la formación integral de nuestros estudiantes.

 La Formación integral en Duoc UC la entendemos como la formación de las competencias de especialidad, las competencias de empleabilidad, las competencias de nivelación y los aprendizajes y valores que van con la identidad institucional. Por lo anterior cuando estamos hablando de fortalecer la formación integral estamos indicando que cada uno de estos ámbitos se están trabajando para potenciar el perfil de egreso de nuestros alumnos.

Es importante que se tenga claridad de lo anterior, ya que los créditos de las Carreras y por ende la carga del estudiante no deberían variar producto de estas modificaciones. Por lo que para algunos esto puede ser considerado que estamos sacrificando formación de especialidad por otras líneas; pero este es un prejuicio, ya que si analizamos lo que las empresas requieren para su mejora productiva son personas más integrales, por ende, estamos enfocados en lo que las industrias necesitan. Además, ya no basta con tener competencias de especialidad, sino que estas se deben emplear en conjunto con las de empleabilidad para ser efectivos en el mundo laboral actual.

Las áreas que estamos modificando para apoyar la formación integral de nuestros alumnos son en primer lugar cambios en los cursos de nivelación para hacernos cargo de las competencias de entrada actuales de los estudiantes; luego la incorporación de la integración de las competencias de empleabilidad y su profundización, para abrochar lo anterior el fortalecimiento de la identidad institucional.

 

Referente a la modificación de los cursos de nivelación, estos se realizaron en dos líneas: El programa de lenguaje y el programa de matemática. En ambos casos vemos como contexto que las pruebas internaciones PIAAC muestran a Chile con un muy bajo desempeño en comprensión lectora y razonamiento matemático en relación con el resto de los países de la OCDE, y al revisar instrumentos nacionales como SIMCE el promedio nacional de los alumnos de segundo medio en lenguaje ha caído producto de la baja del nivel socioeconómico alto y en matemáticas se mantiene, pero con una gran brecha entre segmentos socioeconómicos.

Es por esto que para poder apoyar a los estudiantes que vendrán, en el área de lenguaje se necesitaban cambios, pasando desde un enfoque normativo a un enfoque basado en la comunicación y comprensión lectora. Esto implica que en todas las Carreras van a contar en adelante con dos asignaturas en los primeros semestres, duplicando el tiempo que teníamos destinado a este tema anteriormente.

Por su parte en el programa de matemática se ve la necesidad de que todos los estudiantes tengan un mínimo de aprendizajes en estas materias, como base para poder desarrollar las otras competencias, por lo que se avanza en que todas las Carreras incorporen la asignatura de Nivelación de Matemáticas, o que en su defecto tengan considerado los aprendizajes internamente.

En la segunda línea de trabajo, es importante recordar que la institución definió en 2017 su marco de competencias de empleabilidad institucional, definiendo tres vías para su implementación. Una de estas hace referencia a la integración de las competencias de empleabilidad en las asignaturas de especialidad con el fin que estas se formaran en el contexto laboral en el que van a tener que aplicarlas. En esta vía de implementación hemos avanzado teniendo a la fecha 12 planes de estudio con integración completa, y basados en los procesos regulares de actualización nos demoraríamos más de 5 años en tener todas las Carreras con esta forma, lo cual es mucho tiempo considerando que es una necesidad inmediata para la empleabilidad de los estudiantes.

Una de las competencias de empleabilidad definidas por Duoc UC es la comunicación en un segundo idioma, y para potenciar esta se sube el nivel mínimo a desarrollar en las Carreras profesionales de B1. Además de definir un grupo de Carreras en las que se deberá llegar al nivel A1 por necesidades de desempeño laboral.

Una de las competencias relevantes a desarrollar es la de Aprender a Aprender, competencia que viene a apoyar la movilidad y adaptación de los estudiantes en su vida laboral. Esta se trabajará a través del nuevo proceso de Portafolio de título, en el que los alumnos la trabajarán a través de un proceso de reflexión de sus competencias, sus avances y del desarrollo de la identidad profesional que buscan.

Por último, en cuanto a las competencias de empleabilidad el rediseño del Programa de Emprendimiento permite que se incorpore la competencia de creatividad, al cambiar del foco de las herramientas a uno focalizado en la actitud.

Como tercera línea de intervención está el fortalecimiento de la Identidad Institucional, que viene a consolidar las dos anteriores para cerrar la formación integral. En esta vía uno de los temas más relevantes es la inclusión de los valores institucionales definidos el 2018 en el ámbito curricular, que se hará dentro del nuevo proceso de portafolio de título en el que los alumnos deberán reflexionar en cuanto a su adquisición y relación con estos, lo que nos permitirá que los estudiantes tengan claridad con las actitudes que esperamos de ellos en esta vía.

Un segundo cambio tiene relación en profundizar la ética aplicada en todos nuestros alumnos, ya que hasta las mallas del 2019 los técnicos no contaban con Ética profesional, por lo que faltaba trabajar en ellos como aplican estos aprendizajes en su desempeño laboral. Producto del tema mencionado sumado a que el programa de Ética venía avanzando en contextualizar las asignaturas a cada especialidad y viendo la experiencia de la integración de competencias, es que se va a avanzar en integrar las asignaturas de ética profesional tanto en el ciclo técnico como profesional a una asignatura de especialidad, trabajándose con co-docencia para asegurar que ambos aprendizajes se logren en la asignatura.

Por último, en esta línea y como una forma de fomentar un compromiso con la sociedad en nuestros alumnos se definirán en todos los planes de estudio cuáles son las asignaturas que producto del desarrollo de los aprendizajes esperados son susceptibles que sean trabajadas por la metodología de Aprendizaje y Servicio.

Este trabajo comenzó a realizarse el 2018 con la definición de todas las intervenciones que debían hacerse para generar el cambio. Una vez que se tuvo claridad de esto y la aprobación de la Dirección Ejecutiva, así como del Directorio de la institución, se comenzó a generar equipos de trabajo por planes de estudio para poder tener dedicación a este proyecto.

Fue en enero de este año que luego de un análisis de cada Carrera por parte de las Escuelas y los equipos de trabajo destinados, se presentó a la Vicerrectora Académica, la propuesta de intervención a realizar en cada uno de los planes de estudio. Cómo resultado de esta etapa se emite la resolución 15 del 2019 de la Vicerrectoría Académica, la que define los trabajos a seguir.

Desde marzo a la fecha el equipo compuesto por subdirectores de Escuela, directores de Carrera, docentes de Especialidad, apoyados por Analistas Curriculares e Instruccionales, Analistas de Programas Transversales y de competencias de empleabilidad liderados por Mariela Henríquez desde el diseño curricular y Eillen Soto para los apoyos en la gestión, conforman a un equipo de más de 100 personas que están trabajando colaborativamente en lograr cambiar las 55 Carreras que están por esta vía de modificación.

En paralelo a este proceso y para completar que todas las Carreras de la institución tengan estos nuevos lineamientos transversales es que hay un grupo de más de 30 personas que están trabajando en las 15 mallas restantes. Estas mallas se están trabajando a través del proceso regular ya que en estas correspondía actualizar las competencias de especialidad, por lo que este proceso comenzó con anterioridad.

En ambos casos, nos encontramos en las etapas de cierre del mapa académico institucional, con el que podremos obtener las nuevas 70 mallas de la institución, proceso que debería concluir a fines de junio, para pasar a proceso de evaluación y aprobación en julio.

Lo que viene luego de este proceso es un trabajo arduo de socialización de las nuevas mallas en la comunidad para que se entienda el fin de los cambios y la profundidad de estos, así como la formación de los docentes que deberán comenzar a implementarlos a partir de marzo de 2020.

Lo anterior sumado al diseño instruccional de cada asignatura para que podamos asegurar la transversalidad y logros de las competencias de nuestro perfil de egreso según nuestro modelo educativo.

Por último, un tema relevante que estamos haciendo en esta oportunidad es utilizar una nueva plataforma para el diseño de los currículos y herramientas instruccionales, lo que nos ayudará a darle trazabilidad a las competencias definidas, a las modificaciones realizadas en cada malla, apoyando la alineación curricular. Esta misma plataforma nos permitirá que los distintos actores puedan visualizar las mallas y todas las herramientas instruccionales que se tienen elaboradas, para asegurar la correcta difusión y uso de estas.

Para cerrar es importante entender que las claves del éxito de este proceso, no pasa solamente por el equipo que actualmente está diseñando los currículos, sino que por cada una de las personas de la institución y comunidad en su conjunto que entendamos los que buscamos con estos cambios, que nos preocupemos de una adecuada y efectiva implementación, ya que esto es por el futuro de nuestros alumnos.

Lunes 3 de junio de 2019.

Su voto: Ninguno Media: 3.6 (8 votos)