La Minería y la juventud chilena. Del conocimiento de esta relación surgen las oportunidades (Parte 1).

La  Minería y la juventud chilena. Del conocimiento de esta relación surgen las oportunidades   (Parte 1).

Para nadie es un misterio que la minería es por lejos, la principal actividad económica de Chile. Sus casi 15 puntos porcentuales del PIB la identifican como la más relevante industria de Chile.

Sin embargo, independiente de los vaivenes actuales del precio del cobre, principal mineral explotado/exportado, existe desde hace varios años un déficit de capital humano, lo cual redunda en el riesgo de no ejecutar proyectos, o peor aún, generar un aumento artificial de sueldos, con la consiguiente pérdida de productividad que también deja proyectos fuera de la carpeta de inversiones.

Ante la pregunta de cómo intentar disminuir dicho  déficit, la respuesta tradicional de la industria se centró en mostrar las posibilidades económicas de esta actividad. Sin embargo, los resultados de tal intervención no fueron exitosos, y el déficit se mantuvo.

La estrategia de la Escuela de Ingeniería de Duoc (Dic 2011), aplicada a esta industria, orientó un trabajo sistemático y permanente de indagación y levantamiento de información de campo en torno a tres actores que definen el mapa del sistema de interés: Sector Productivo (incorporado hace bastante tiempo en Duoc como elemento clave de la formación de personas para el mundo del trabajo en base a competencias laborales), el mundo político regulador y los jóvenes. La metodología utilizada ha sido de carácter cualitativo, a través de entrevistas en profundidad a los dos primeros segmentos y de focus groups para el caso de los jóvenes. Por otra parte, en el caso de los sectores productivos se ha distinguido entre actores de faena u operativos, y actores de reclutamiento o de recursos humanos. En el caso de los jóvenes, dependiendo de la sintonía requerida, se ha investigado en el mundo de la EMTP y entre personas que están en al ESTP en Duoc. A la fecha esta metodología se ha utilizado en las regiones II, III, V, Metropolitana, VI y VIII. Este análisis cualitativo complementado con la información cuantitativa generada por el Consejo Minero por medio de Fundación Chile, han permitido robustecer y validar aún más el levantamiento propio. Para efectos de registro se puede decir   que más de 600 jóvenes, 50 profesionales de empresas relacionadas con la minería, y 7 actores políticos han participado de estos ejercicios.

Estos diálogos, tal como lo define la estrategia, son los precursores de los diseños de experiencias formativas. Los principales resultados y productos generados de la estrategia de diálogo son diversos. A continuación se presentan los principales resultados, quedando, por razones de espacio,  el detalle de los productos, para otra oportunidad.

-        La minería no necesita “mineros”, sino especialistas con conocimiento tecnológicos en mecánica, electricidad, automatización, electromecánica, entre otras disciplinas, para cumplir roles de mantenedor especializado.

-        Se requieren de competencias humano relacionales especialmente ligadas a la autogestión y la capacidad de enfrentar situaciones hostiles.

-        Los jóvenes en general reconocen la importancia de la minería para la economía nacional, pero al mismo tiempo sienten distancia con ella, y casi nulo interés de acercarse a ella por entender que esta provoca enfermedades tempranas, limita la posibilidad de vida personal y familiar, y atrapa a quienes ingresan a ella. Existe una distinción entre los jóvenes del Norte y los del Centro Sur del país; los primeros quieren ir a la minería “por un rato”, pero no los contratan pues se prefiere personas del centro sur del país, porque según los reclutadores no contarían con las competencias mínimas para ingresar al sistema, ni siquiera de aprendices; los segundos, aun cuando son “preferidos”, no desean ir a esa industria.

-        El imaginario de los jóvenes sobre la minería no es el todo real.

-        Es fundamental contar con espacios de colaboración y discusión entre los actores de  educación TP (EMTP y ESTP), el sector productivo, el mundo político regulador y los jóvenes. Estos últimos no son meros espectadores, son el real motor de la disponibilidad o no de capital humano. Puede haber oferta laboral y educacional, pero si los jóvenes no ven una oportunidad en esta industria todo lo anterior es inoficioso.

-        La movilidad es la gran expectativa de los jóvenes; ya sea dentro de la empresa, dentro de la industria, hacia otras industrias o emprendiendo su propias aventuras de negocio. Nadie quiere atraparse en la minería…

De estos resultados surgen muchas ideas, acciones y productos, que se han puesto en marcha desde el 2012 y que se presentarán en otro artículo.

Jaime Retamal Pinto (Director Escuela de Ingeniería Duoc UC)

Su voto: Ninguno Media: 4.6 (5 votos)