Juan de Dios Vial Correa y su mirada sobre Duoc UC

Juan de Dios Vial Correa y su mirada sobre Duoc UC

En 1990, el ex Rector Juan de Dios Vial Correa, le entregaba  a la Fundación Duoc UC, tres lineamientos para modelar su naturaleza y su peculiaridad:

a) Aportar a la sociedad un ideal formativo y educacional inspirado en la revelación de Jesucristo, y plasmado en una obra que sea profundamente fiel a la Iglesia.

b) Aportar a la sociedad formas de instrucción que estén acordes con el desafío intelectual, científico, técnico y profesional del tiempo que vivimos.

c) Darle a toda esta obra una organización flexible y eficaz, en la que la creatividad de las personas y los grupos no se vea indebidamente interferida por el peso de una organización central hipertrofiada.

En todos sus discursos expresaba y defendía con energía la identidad católica de Duoc UC. Aspecto que consideraba de suyo esencial e intransable, dado que si se relativizaba su peso formativo integral, entonces solía decir que dejábamos de ser lo que fuimos desde la fundación y pasaríamos a ser algo profundamente distinto. Duoc UC expresaba Vial, no debía olvidar nunca que “es una obra de Iglesia al servicio de la Iglesia, al servicio de la función docente de la Iglesia, y eso es ciertamente no un motivo de vanidad, es un motivo de acción de gracias, de alegría, de ser llamados por el Señor a servir a su pueblo en una obra educacional de esta cuantía”.

Juan de Dios Vial desde el inicio de su primer rectorado en 1984, tuvo siempre entre sus reflexiones, ocupaciones variadas, un especial cariño e interés por Duoc UC. Apoyó a la Fundación y a sus rectores con gran energía y siempre estuvo dispuesto a visitar a la institución cada vez que fue requerido. Se recuerdan muchos de sus discursos en inauguraciones de año académico como también los que pronunciaba cada vez que se inauguraba alguna sede o era invitado por alguna autoridad. En esos momentos siempre aprovechaba de reflexionar sobre el ser y la naturaleza de los estudios técnicos y profesionales y de comunicarlo a la audiencia que era propia de Duoc UC.

No pocas veces recordó a Abdón Cifuentes en los discursos que dictaba. Era una manera de acercar y de vincular a Duoc UC con la fundación de la Pontificia Universidad Católica de Chile, recordándole que desde sus orígenes institucionales, Duoc UC tuvo un padre y precursor  intelectual de los estudios técnicos, simbolizado en la figura del primer Secretario General que tuvo la universidad en 1889.

Al cumplir 27 años Duoc UC en 1995, en su discurso, uno de los más extensos pronunciados en la institución, Vial dio a conocer su visión sobre lo que él estimaba era Duoc UC y lo que esperaba la universidad de esta institución técnico profesional.

¿Cuál era el concepto que el profesor Juan de Dios Vial Correa tenía de Duoc UC? Para él la técnica no podía transformar a la persona en un instrumento ni menos hacerla un autómata. Le era esencial entender que los conocimientos transmitidos por muy específicos y técnicos que fueran debían lograr que una persona fuera cada día más humana. De tal modo que expresaba: “La educación técnica no es entonces una instrucción para el automatismo sino una formación para un tipo de creación muy importante y peculiar. Eso me parece importante recordarlo porque una de las cosas fundamentales, más bien uno de los vicios fundamentales de nuestra formación chilena es eso de que el quehacer técnico, el trabajo técnico, parece como disociado de la realización humana integral, parece como marginado de los grandes deseos o anhelos de la persona, cuando debería ser uno de los ingredientes más ricos para configurarla”. De este modo, no deseaba que Duoc UC se transformara en una institución meramente instructora y no lo que deseaba la universidad: que educara integralmente.

Según Vial, el primer punto de originalidad de Duoc UC era su diferenciación de lo que es la universidad. Para Vial “ durante muchos años la universidad vivió esta llamada a preocuparse del aspecto técnico, a preocuparse de la enseñanza técnica en sus distintos niveles y formas (…) pero que dentro del complejo de una institución universitaria, resultaba como descolocada, no podía convivir, no podía desarrollarse armoniosamente, desarrollarse con todo su vigor, incrustada dentro de la universidad (…) La solución original fue, tener ligada a la universidad, que existiera, una institución autónoma que se ocupara específicamente de ese aspecto, que no se interfirieran recíprocamente las modalidades de enseñanza, que no se perjudicaran, que se le diera todo el vigor, el despliegue que necesitaba la enseñanza técnica, y eso representa la originalidad de Duoc UC”. Vial no creía bueno que las universidades invadieran el territorio de la enseñanza técnica y que Duoc UC enseñara de la misma manera como lo hace  una universidad. La institución técnica debía encontrar su manera peculiar de lograr ser eficaz en su proceso de enseñanza y aprendizaje. En síntesis, promovía maneras diferentes de cómo enseñar, pero con la misma fuerza apoyaba y favorecía proyectos conjuntos entre ambas instituciones, que se potenciaran en la unidad y que nunca olvidara Duoc UC su origen y su pertenencia a la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Con Duoc UC el ex rector creía que la universidad se descentralizaba y fortalecía ambos proyectos educativos. Afirmaba que “La mezcla de actividades muy diversas, como la universitaria y la formación técnica no es favorable para la institución universitaria. Las diferencias de régimen de estudios, así como de organización y exigencias al profesorado son muy grandes. Existen también algunas perspectivas de la educación técnico profesional que se pueden desarrollar mucho mejor en instituciones concebidas para ella, que bajo el régimen universitario. Una de ellas es la educación dual en sus distintas formas, que pone al futuro profesional en contacto directo con la realidad industrial y que fuerza una interacción entre el centro educativo y la empresa, centrada en torno de aquello que es esencial para ambas organizaciones: las personas que estarán llamadas a vitalizar y humanizar el trabajo industrial. Otra sería la respuesta  a la necesidad nacional de pequeños y medianos empresarios, capaces de abordar de modo creativo y con conocimientos técnicos precisos una actividad empresarial a escala personal “(Discurso a los 30 años de Duoc UC, 29 de octubre 1998).

También pensaba que Duoc UC era original en su manera de organizarse. “Hay un espacio para la libertad dentro de la disciplina, hay un espacio para la creatividad dentro del rigor, hay un estímulo a ser personas y a guiar la actividad docente con la mira de las personas. Por eso que la institución ha progresado materialmente tanto (…) Aquí tenemos una institución que progresa materialmente porque lo hace bien, y eso es una cosa bastante digna de anotarse, porque muestra que el esfuerzo espiritual que es la educación, no está desligado, sino que se compenetra recíprocamente con el esfuerzo de administrativos rigurosos, con todo lo que significa la imaginación en el manejo de los recursos de una institución que se traduce generalmente en eficiencia”. Valoraba que en cada sede el estudiante podía obtener los mismos beneficios como cualquiera de estas. Asimismo, aplaudía que se fomentara la estandarización de procesos claves, pero que se armonizaba con la legítima y deseable libertad de otros procesos.

Cuando observaba toda la actividad académica y ponía su retina en los docentes, expresaba: “queremos para Duoc UC un cuerpo docente de alta calidad, de alta dedicación, entregado a la tarea, constructores de catedrales y no picadores de piedras. Gente que esté compenetrada de la finalidad del conjunto de la obra y del detalle que le corresponde a cada uno de ellos”. Afirmaba que “el profesor tiene que saber en el fondo de su alma, que con su trabajo de enseñanza él no está plenamente agotando, ni de lejos, las posibilidades de las personas que lo rodean, y tiene que estar abierto a sus inquietudes, tiene que recibir de ellos para poderles dar, tiene que acordarse de que no hay ningún estudiante que no esté aquí para algo, por algo, por objetivos, razones, motivos, podemos calificarlos como queramos, pero que son los propios de él y él siente como los más fundamentales de su vida y que nos corresponde a nosotros encauzar”. Que duda cabe, deseaba maestros para Duoc UC, que educaran, que proporcionaran contenidos, lograran habilidades, que entusiasmaran a sus estudiantes respecto de la vida humana y su trascendencia espiritual.

También esperaba que la institución presentara a sus estudiantes la mejor infraestructura posible. Si había algo que rechazaba era cualquier atisbo de construcción que fuera levantada para “pobres” y, por tanto, con menos exigencias estéticas y de confort. Repetía continuamente que no se deben hacer edificios con distinciones socioeconómicas. Al contrario, hablaba de la dignidad de las instalaciones que expresan con su belleza, confort y disponibilidad, que a Duoc UC le importan mucho sus estudiantes y que los recibe con una casa limpia, funcional a sus estudios y con lo mejor que tenemos para educarlos como personas.  

Hasta el día de hoy, a sus 90 años,  todavía mantiene el profesor Vial su interés por Duoc UC. No deja de preguntar ¿Cómo está esta linda obra de la universidad?, ¿Cuánto ha crecido?, ¿Sigue siendo fiel a su formación integral?, ¿Qué peligros la acechan hoy?, ¿Cómo puedo ayudarla?.

Equipo editorial Observatorio Duoc UC 

Su voto: Ninguno Media: 4.9 (19 votos)