EDITORIAL OBSERVATORIO: El informe de la OCDE (2021) Education at a glance.

EDITORIAL OBSERVATORIO: El informe de la OCDE (2021) Education at a glance.

El informe de la OCDE (2021) Education at a glance[1] respecto a Chile nos trae datos interesantes relacionados con la igualdad de oportunidades educativas; las desigualdades de género y el cómo se expresan; información sobre educación y migración; contrastes educativas entre las regiones; de cómo Chile enfrentó la Pandemia el 2020 y la inversión en educación en los distintos niveles educativos en Chile. Todos temas de alta relevancia y basados en la información disponible debidamente analizada y comparada con los demás países OCDE.

Respecto a la igualdad de oportunidades en educación superior en 2019, el Informe afirma que en Chile el 61% de los estudiantes recibieron apoyo económico bajo la modalidad de becas, subvenciones y préstamos estudiantiles; que el Estado de su gasto total, el 11% se destinó a instituciones de estudios profesionales, siendo 8% el promedio OCDE; que el estado socioeconómico de los estudiantes influye en los resultados más que el género y la migración; que en Chile estudian 10.300 estudiantes extranjeros, siendo solo el 1% de la matrícula total; que no tener estudios de educación superior (25 a 64 años de edad) significaba el 2017 tener renta menores a la mediana de ingresos correspondiente a ese año.

Cuando se refiere a las desigualdades de género y sus resultados en educación superior, nos dice que aumentó la participación femenina en todos los países de la OCDE (2020); en 2017  en edades de 25 a 34 años el 37% de las mujeres tenía calificación profesional versus el 30 % de los hombres, pero distante al 52% promedio de mujeres OCDE; que las mujeres jóvenes tienen más dificultades que los hombres para conseguir un empleo; que la renta de las mujeres, similar a lo que sucede en los países OCDE, resulta ser inferior a los hombres y que para el caso chileno, la renta de los hombres con estudios de educación superior es un 68% superior a similar nivel educativo de las mujeres; que las dificultades familiares y múltiples responsabilidades en los hogares provoca que siendo adultos solo el 42% de las mujeres versus el 53% en los hombres acceda a cursos de capacitación que les permitan actualizarse; por último, que las mujeres están subrepresentadas en las carreras STEM, ya que en la OCDE su participación es de 26% y en Chile solo el 18%.

Respecto a la migración nos advierte que los empleos de baja exigencia profesional son ocupados por extranjeros y con rentas inferiores a las pagadas a chilenos por similares tareas. Que, aunque el inmigrante posea más estudios, sus posibilidades de empleo acorde a su nivel, resulta ser inferior respecto a los chilenos y chilenas; pese a esto, probablemente por una renta menor, el inmigrante con estudios de educación superior posee más posibilidades reales de competir con los chilenos y chilenas por un empleo. También es perceptible que los inmigrantes están mostrando un mayor crecimiento de sus sueldos respecto a los nacionales por mostrarse menos conflictivos en sus aspiraciones laborales.

En materia regional nos muestra que la Región Metropolitana en adultos de 25 a 64 años, el 31 % posee formación profesional, siendo la región del Maule la más baja con un 16%.

Durante la Pandemia todos los países se vieron afectados en materias educativas. El cierre de las actividades presenciales fue total. Chile hasta fines del 2020 mostró importantes apoyos tanto estatales como privados, para mantener los estudios en todos sus niveles educativos con distintas medidas de apoyo a los estudiantes y sus familias sobretodo en su soporte económico y material.

En materia de inversión en educación por estudiante, considerando todos los niveles educativos, a cifras del 2018, Chile gastó USD 6.356 y el promedio OCDE es de USD 10.454.  Expresa que en 2018: “A nivel universitario, Chile invirtió USD 8.252 menos que el promedio de la OCDE. El gasto por estudiante en las instituciones educativas públicas es más alto que en las instituciones privadas en promedio entre los países OCDE. Este es también el caso en Chile, donde el gasto total en instituciones públicas desde primaria hasta la universidad es de USD 3.907 por estudiante, en comparación con los USD 3.428 de las instituciones privadas”. Del 2010 al 2018 el gasto por estudiante desde la educación básica hasta la universidad creció 1,6% en la OCDE; en el caso de Chile aumentó un 3,5%, gastando un promedio de 6,6% del PIB en 2018.

Por último, es interesante toda la información comparativa que entrega respecto a los sueldos de los profesores y docentes que se desempeñan en todos los niveles educativos, comparando la situación chilena con todos los países de la OCDE.

Lunes 10 de octubre de 2022

EQUIPO EDITORIAL OBSERVATORIO

 


[1] https://www.oecd-ilibrary.org/education/education-at-a-glance-2021_f4247e89-es

Su voto: Ninguno Media: 5 (2 votos)