EDITORIAL OBSERVATORIO: 53 años de historia.

EDITORIAL OBSERVATORIO: 53 años de historia.

El 16 de noviembre de 1968 se reunió el Centro de Alumnos de la Escuela de Pedagogía de la Universidad Católica, siendo presidido por los estudiantes Iván Navarro, Francisco Tokos y Jaime Caiceo. En dicha reunión se respondió a la pregunta ¿qué debían hacer los estudiantes para lograr que la Universidad se acercara y sirviera más al pueblo de Chile, a los más vulnerables, a los que no tenían más oportunidades de formación para acrecentar su empleabilidad? La respuesta del Centro de Alumnos fue iniciar la creación de una institución que se dedicara a recuperar los estudios de Básica y Media, así como aprovechar los saberes académicos de los estudiantes para enseñar diversos oficios y así darle más oportunidades laborales a jóvenes y adultos que no tenían cabida en la Universidad. Pero también fue parte de su identidad inicial el que sería un instrumento para llevar el mensaje de Cristo a los más desposeídos y de este modo servir a la comunidad dando una formación integral: Razón y fe unidas e indisolubles. A la nueva institución se le denominaría con el acrónimo de DUOC (Departamento Universitario Obrero Campesino). 

Duoc UC nació, como lo señaló el rector de la Universidad Católica Ignacio Sánchez Díaz: “ es del caso destacar que Duoc UC nace desde las bases, desde los alumnos, vale decir que no es inventado por ninguna autoridad que busca mejorar la sociedad, sino que es un genuino emprendimiento educativo”[1]. Pero esta iniciativa brillante no habría podido desarrollarse ni evolucionar en el tiempo sin el apoyo decidido y fértil del rector Fernando Castillo Velasco que a la sazón gobernaba la Universidad. Se concretó su apoyo al destinar infraestructura y apoyo permanente a la nueva creación del Centro de Alumnos.

Junto al apoyo de la Universidad, también la Iglesia Católica puso con el correr de los años a muchas de sus instituciones colegiales católicas al servicio del nuevo emprendimiento estudiantil. Es en estas instituciones, con su infraestructura prestada de 18 horas en adelante, que la nueva institución pudo convocar al pueblo para recuperar estudios no rendidos, así como el aprender oficios y capacitarse técnicamente. De este modo DUOC pudo estar presente en todas las regiones de Chile.

Duoc UC al nacer se inserta al interior de la Universidad Católica y viene a cumplir ese sueño incumplido del primer Secretario General de la Universidad en 1888, Abdón Cifuentes, quien deseaba la creación de una Facultad de Artes e Industrias que enseñara en vasta escala y de manera científica carreras que mejoraran las oportunidades laborales de los trabajadores de Chile. De este modo con Duoc UC la Universidad cubriría educativamente a un público más amplio de la sociedad y, además de capacitar técnicamente, permitiría llevar a más hogares el sentido más profundo de una institución católica: Llevar a todos los hombres y mujeres de buena voluntad el mensaje y la oferta de vida que nos trajo Cristo al mundo.

Duoc UC ha iniciado estos días las celebraciones para recordar sus orígenes. Toda institución consciente y respetuosa de su historia, anida en sí misma el deseo profundo de trascender en el tiempo y de proyectarse al futuro. Sabe que no hay presente ni menos futuro si no se estudia y valora su pasado, con sus luces y sombras, como es la naturaleza terrenal de todo aquello que tiene vida y permanece en el mundo.

No es posible entender a Duoc UC sin comprender y valorar cuál es su esencia, cuál es su misión. Esta se originó hace 53 años y la ha mantenido hasta hoy. Se trata de capacitar técnicamente, de aprender haciendo, de mejorar los saberes específicos y disciplinares para aportar al desarrollo y bienestar de Chile y el mundo, siempre bajo una inspiración cristiana, que es su visión antropológica, lo que le da su identidad más profunda, permanente e intransable. No es solo una institución capacitadora como muchas, es un medio educativo para cumplir las enseñanzas de Cristo, que incentivan a toda persona a vivir de la mejor manera posible, buscando siempre la caridad, la verdad y la justicia y por supuesto a Dios.

En este mes cumple 53 años y se proyecta hacia el futuro. Como lo ha hecho siempre, continúa leyendo y actuando en función de su contexto histórico. Cada una de las reformas emprendidas en su historia, es una respuesta al tiempo que ha vivido, porque ha mostrado y probado que ha sido capaz de servir a la historia y progreso de Chile, ofertando siempre estudios que respondieran a las necesidades actuales y futuras. Hoy en tiempos tan exigentes, desde diferentes perspectivas, nuevamente debe dar lo mejor de sí misma para acompañar al pueblo de Chile en la búsqueda y logro de su mejor bienestar material y espiritual.

Lunes 8 de noviembre de 2021

EQUIPO EDITORIAL OBSERVATORIO

 


[1] 50 años de Historia de Duoc UC. Nicolás Casanova y otros. 2019, p 13.

Su voto: Ninguno Media: 5 (6 votos)