Cliente real convertido en prácticas profesionales, en comunicación. Maria Carolina Tirapeguy Ramos. Docente de Relaciones Públicas mención Marketing de la Escuela de Comunicación de la sede San Andrés de Concepción.

Cliente real convertido en prácticas profesionales, en comunicación. Maria Carolina Tirapeguy Ramos. Docente de Relaciones Públicas mención Marketing de la Escuela de Comunicación de la sede San Andrés de Concepción.

Las diversas estrategias aplicadas por los distintos docentes de Duoc UC, contribuyen al logro y fortalecimiento del aprendizaje de nuestros estudiantes.

Un punto de partida relevante es tener en cuenta el contexto de hoy, el segundo semestre 2022.

Los jóvenes que tenemos en aula han pasado por un proceso de transformación del que no han sido del todo conscientes. Han enfrentado la Pandemia y todo lo que ello ha implicado. Tenemos estudiantes que iniciaron su proceso de formación en la educación superior en un formato online, luego hibrido y hoy recién se enfrentan a la presencialidad, a una nueva presencialidad. Además de un entorno lleno de movimiento en lo social, económico y político.

Al escucharlos atentamente el primer día de clases se pueden percibir distintos miedos, inseguridades y aprensiones. Por lo tanto, el primer desafío es crear un entorno libre de amenazas y tratar de desarrollar un espacio de confianza en el aula y en la Institución en general.

El alumno y alumna actual tiene muchos conocimientos de los temas que le apasionan o le interesa; incluso a veces maneja mayor información de algunos temas, más que el propio docente -hablan dos y tres idiomas, han viajado por el mundo virtualmente, gestionan tecnología a nivel superior, producen eventos, entre otros más-.

Capturar su interés y motivación no es del todo fácil, sin embargo, una estrategia que ha dado resultados es trasladar la propia motivación del docente a los estudiantes. La pasión por el ejercicio de la profesión y el deseo de transmitir eso a través de la experiencia personal y laboral, despierta interés de los jóvenes.

Una gran oportunidad que tiene Duoc UC y que a veces no aprovechamos, es que la mayoría de los docentes estamos vinculados con el medio y tenemos la posibilidad de involucrar a los estudiantes en desafíos concretos, que hacen más cercano el aprendizaje con la realidad, motivándolos a que vivan experiencias variadas y enriquecedoras, acercándolos al mundo laboral y anclándolos como aprendizajes significativos. Además, de la diversidad en esa preparación académica de los docentes, el hecho de pertenecer a una Escuela de Comunicación que cuenta con carreras muy afines y complementarias entre sí, les permite desarrollar proyectos conjuntos, lo cual considero una gran ventaja que le aporta valor agregado.

Es en este escenario en donde nace la idea del «Desafío Integra2» para las carreras de Relaciones Públicas mención Marketing y Publicidad, en la sede San Andrés de Concepción, que se llevó a cabo en su primera versión el pasado semestre del 2022.

Comenzó como muchas veces ocurre, de una conversación informal, y se convirtió en una idea un poco loca que recibió el apoyo de la Dirección de Carrera, con lo que se formalizó y realizó con un gran compromiso de todas las partes involucradas.

Como docente de la asignatura «Gestión Integrada» que se dicta en séptimo semestre de Relaciones Públicas, siempre tuve la inquietud de hacer alguna actividad que se pudiera trabajar en conjunto los estudiantes de esta carrera y Publicidad, y cuando se presentó la oportunidad, la tomamos.

Uno de los retos de la actualidad es saber trabajar en equipos multidisciplinarios, logrando la capacidad de proyectar lo mejor de cada área para entregar al cliente una solución coherente e integrada, pertinente con las necesidades comunicacionales de la organización. Nos propusimos entonces, que en este desafío los alumnos y alumnas tuvieran experiencias de aprendizajes significativas y prácticas con base en el trabajo con un cliente real, en el que estudiante tomaría un rol activo con la guía de los docentes. Los invitamos a trabajar en equipos integrados potenciando sus talentos y conociendo más de lo que se puede lograr entre estas dos carreras afines.

No estuvo exento de dificultades como por ejemplo que el manejo de lenguaje técnico no era común, que nunca habían trabajado en la realidad en equipos multidisciplinarios, la dificultad de asumir y distribuir responsabilidades, entre otras. En esta etapa lo clave fue ceder el protagonismo a los estudiantes, entregarles responsabilidad y autonomía.